fbpx

Great Place To Work

Great Place To Work

A dos años de ser un profesional independiente quiero confesar que varias agencias y una startup rompieron mi corazón, al renunciar a cada una me fui agradecido por aprender y por haber creado mi portafolio, hacer amigos y contactos; pero hoy a mis 30 años más uno de terapia, varias sesiones con diferentes nutriólogos y demás consecuencias que estoy pagando por no comer y “sacar el bomberazo”, por las noches de pizza y cerveza en vez de pago de horas extra, la vida, las fiestas y las cosas que me perdí por sacar chamba fuera de mi horario NO ESTOY AGRADECIDO, estoy decepcionado.

No importa cuanto busques cambiar las condiciones para tu bienestar en tu trabajo de oficina, muchas no van a suceder si no eres indispensable, socio o accionista de tu empresa / startup (same shit). Al contarte esto de manera personal y tras nueve años de experiencia conociendo al medio, los eventos, el “mame” de agencia y el “megamame” de startup, no quiero sonar pesimista ni orillarte al conformismo, al contrario, hago un llamado a tu libertad.

Según el sello oficial y autoridad global en “high trust“, ser parte de un Great Place To Work (la marca) significa ser una organización que promete crear una cultura de confianza laboral, que apueste por el éxito de la empresa; peeero este sello no garantiza el bienestar personal y menos fuera de la misma.

A veces uno piensa que con los amigos del trabajo, cada miércoles o jueves o viernes de cheves artesanales, o de karaoke basta para sanar el estrés de la semana y ponernos al día con la resolución de nuestras quejas o chismes, y aunque parece divertido no estás más que dentro de un bucle de situaciones obvias que van acabando con tus sueños, tu salud física y emocional.

¡Rompe el ciclo Morty!

Ahora como profesional independiente o freelance por fin me di cuenta de todo el daño que le hice a mi cabeza y a mi cuerpo “poniéndome la camiseta de la empresa”, de eso y del valor de mi trabajo y de toda la lana que se clavaron vendiendo mis ideas.

Quizá hubo por ahí un “gracias por tus servicios”, algunos días de home office, comiditas… pero nunca gratitud en forma de incentivos económicos, los que realmente valen, y aunque estoy de acuerdo con que aceptamos algunas condiciones laborales firmando contratos, el pago que nos ofrecen al principio y el manifiesto super cool siempre en beneficio de la gente, en realidad siempre termina siendo una trampa.

¡Amix, date cuenta!

Si nunca hubiera renunciado, seguiría viviendo en la burbuja del mame publicitario y emprendedor, pero ahora veo desde las gradas el simulacro de las agencias / startups, quienes hacen todo mal, invierten en todo menos en la gente y que aparentan trabajar pero cuando se encuentran en aprietos nos contratan a nosotros: los ahora freelance o outsourcing que les renunciaron.

Lo mejor que me ha pasado al renunciar es hacerme cargo de mí mismo y no de las necesidades de otros (solo para valientes), no vas a encontrar el verdadero  Grate Place To Work porque no es un lugar en el espacio ¿me cachas? es un lugar fuera de las agencias, de ambientes tóxicos, oportunidades de crecimiento truncas, amistades falsas, nepotismo, etc.

Persigue tu “libertad laboral” para administrar tu tiempo y tus ingresos. Si te sientes con la experiencia, el valor y las ganas de triunfar o fracasar, RÓBALE a tu agencia los contactos, sáltate a tus jefes, escríbele a las marcas que llevas, consigue una junta con ellos y si tienes éxito: Trabaja desde donde quieras, cuando quieras, si no te sale escríbenos y te ayudamos.

P.D. La imagen de la cama es mera referencia, no trabajen en ella porque se joden la espalda, les da gastritis, los hace flojos y mensos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

×

¡Hola!

Si vas a emprender, crear un negocio en línea o refrescar tu marca, escríbenos.

× Hablemos de negocios